Sancionaran unidad de 9-1-1 por no atender periodista con fractura

El ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, lamentó la actuación, de un equipo de salud del 911, al desmontar de la ambulancia a Julio Pozo, empleado del periódico El Día.

Pozo resultó con una fractura en el brazo, mientras practicaba deportes en el Centro Olímpico Dominicano.

Montalvo explicó que inmediatamente se supo la noticia, se levantó una exhaustiva investigación del hecho, evidenciando que el equipo médico actuó de manera incorrecta, por lo que fue notificado al Ministerio de Salud, con la recomendación de aplicar las sanciones correspondientes.

Manifestó que bajo ningún concepto, el Gobierno puede aceptar ese tipo de actuaciones de parte del personal del 911, que está llamado a dar asistencia a las emergencias de manera rápida y efectiva.

El Ministerio de la Presidencia, como órgano rector del 911, y en nombre de todo el equipo del Sistema pide disculpa tanto al señor Pozo, como a toda la población, ya que actuaciones como esta, no son la norma dentro del Sistema.

Julio Pozo, de 32 años de edad, sufrió tres fracturas en la muñeca tras caer mientras practicaba baloncesto junto a los periodistas  de este diario José Miguel de la Rosa y Estarlin Taveras, quienes inmediatamente avisaron a la unidad del 9-1-1 que estaba a pocos metros de la cancha donde se ejercitaban.

Julio Pozo sufrió tres fracturas en la  muñeca  derecha.

Los integrantes de la unidad B0107 de puesto en ese lugar, luego de observar al paciente lo subieron a la ambulancia, pero dijeron que  debían esperar una indicación del centro de control para saber a dónde debían transferirlo. Sin embargo, poco después alegaron que debían dejarlo porque se había producido otra emergencia y tenían que ir a atenderla.

Los compañeros de Pozo insistieron para que lo llevaran al Centro Médico UCE, que está a menos de cinco minutos del lugar, pero sus ruegos cayeron al vacío de la insensibilidad de los paramédicos.

“Nos informan que hay un accidente y que tenemos que ir. Resuelvan ustedes”, fue la respuesta de los médicos del 9-1-1 y obligaron a que el paciente bajara de la ambulancia. En ese proceso transcurrieron alrededor de 15 minutos, tras lo cual Taveras y De la Rosa decidieron llevar a Pozo a la clínica por sus propios medios.

Pozo fue llevado al hospital Central de las Fuerzas Armadas, donde comprobaron que tenía tres fracturas. Luego fue llevado al Centro Médico UCE.