Maestras felices con 15 mil pesos de jubilación

Para Valentina de los Santos, maestra ocoeña, otra vida empezó este martes.

Llegó temprano al Palacio Nacional, se sentó en una de las sillas del Salón Las Cariátides y fue de las que más aplaudieron.

El presidente Danilo Medina, mediante el decreto 329-13, elevó a 15 mil pesos mensuales, retroactivos a octubre, las pensiones y jubilaciones de los maestros. 

Valentina ganaba cuatro mil pesos.

La mejor Navidad
Al término del acto, en un salón augusto atiborrado de maestros y maestras, con rostros risueños, muchos de ellos enfermos, o con la salud agrietada, que como dijo en su momento el ministro de Educación, habían sido por largo tiempo olvidados, sonreían por el gesto sensible del presidente Danilo Medina, para quien la educación, como obra monumental y buque insignia de su gobierno, tiene en el componente humano su más preciada materialización.

Mar humano de desbordante alegría
Rodearon al Presidente. Un mar humano quiso expresarle su agradecimiento; cada uno quería hacerlo y, cada uno, al rodearlo, con calor humano lo hizo.

Valentina de los Santos mostró su agradecimiento del modo siguiente, al hablar para la Dirección General de Comunicación (DICOM).

“Yo le doy gracias a Dios y al presidente Danilo Medina que nos tomó en cuenta, porque yo era una que ganaba cuatro mil pesos. Que Dios me le dé mucha salud!!. Es excelente, nadie había hecho nada por nosotros nunca, le doy gracias a Dios y a él que nos dio ese aumento, ¡ese sueldazo! ¡y esa construcción de la carretera que nos hizo y que nadie había hecho nada en San José de Ocoa y ese puente también que nos hizo!… Yo ganaba cuatro mil pesos, me inicié en el 67”, dijo.

Luz Mireya Pimentel dijo que fue una maestra que trabajó 38 años en Educación, “usted ve y me jubilaron con cinco mil pesos y le doy gracias a Dios y a Danilo que Dios me lo ayude…por lo agradecida que estoy, que le dé salud por dondequiera que vaya: “yo le agradezco y quiero que vuelva a ganar, sí, por bueno, se ha dolido de los jubilados que no les alcanzaba ese sueldito para nada.

Las emociones surgían y eran contagiosas, y como expresara Isaura Calderón, que tiene ochenta años y que cree que “Danilo no fue quien quiso ir a la Presidencia sino que fue Dios que lo llevó, porque me encanta cuando lo veo, que va a los campos, que va a las comunidades, guardando la chalina y el saco y se queda en mangas de camisa, a presentarse como un hombre humilde”.

Y a seguidas anadió: “y esto que ha hecho con nosotros, yo una mujer enferma de cáncer y con cinco mil pesitos pagando a una mujer que me ayuda a hacer los oficios…yo creo que fue el Señor que lo tocó, que Dios lo ayude a cumplir, que estos cuatro años queden estampados en la historia”.

Julio Ernesto Calderón, de mirada penetrante a sus casi 90 años, fue explícito cuando se le preguntó lo que haría con los ingresos que recibiría, ahora aumentados por disposición del presidente Medina y dijo:

“Esto permitirá acabar con la miseria de los maestros, los maestros tenían que decir como los militares ¿Y con qué se casa un guardia?, yo tenía cinco mil pesos, to’ lo que yo tengo es de mi familia”.

Genoveva Nieves, expresiva y de mirada chispeante, habló y lo hizo con el mismo entusiasmo de los demás beneficiarios:

“Estoy feliz, porque mis últimos días los voy a pasar bien y le doy gracias al Señor, para que colme de bendiciones a Danilo Medina. Esto nos mejora la vida en todo, en todo… porque con este sueldo que nos han aumentado podemos realizar nuestras actividades; podemos comer más, comprar más pastillas, porque en eso es que se van los cinco mil que nos daban, en pastillas, pero gracias a este Presidente que Dios debe de bendecirlo estamos felices”, expresó jubilosa.

Finalmente Francisca Aurora Ramírez, dijo que “esto ha sido lo mejor que nos ha podido suceder en esta gestión gubernamental de la que nos sentimos orgullosas y orgullosos los maestros, y el sistema magisterial, que estábamos en esas condiciones de esta precariedad que recibíamos y gracias a Dios que puso en su corazón ese toque para darnos estas condiciones de mejorar nuestras vidas”.