Academia Dominicana de Medicina reconoce a los doctores Héctor Mateo, Rubén Andújar y Julio César Castillo Vargas

A través de su fecunda práctica, los galenos han hecho de su profesión un ejercicio de alta calidad científica y humana.

Santo Domingo. La Academia Dominicana de la Medicina Inc., reconoció a los distinguidos maestros de la medicina, los doctores Héctor Mateo, Rubén Andújar, y Julio César Castillo Vargas, como “Miembros honorarios”, por sus grandes esfuerzos en la enseñanza y la investigación en ciencias médicas. 

Este acto, realizado en su sede, ubicada en la Casa de las Academias, contó con la asistencia de los miembros del Colegio Médico Dominicano, presidentes de sociedades especializadas, académicos y profesores universitarios.
La doctora Togarma Rodríguez, presidenta de esta entidad, tuvo a su cargo el discurso central, en el cual destacó que la trayectoria de los médicos reconocidos es ejemplar y digna de emular por sus colegas dominicanos.
“Esta noche, la Academia de Medicina está orgullosa de tomarle el juramento como miembros de nuestra institución a los doctores Héctor Mateo, Rubén Andújar y Julio César Castillo Vargas. A partir de hoy, ellos ostentan nuestra más alta distinción, como un gesto de reconocimiento y exaltación a una larga y sostenida labor desarrollada en beneficio de la enseñanza de la medicina dominicana y la investigación, objetivos primordiales de esta docta casa”, destacó. 

Expresó que ese selecto grupo de médicos dominicanos ha dedicado grandes esfuerzos a la enseñanza de la medicina y la investigación en ciencias médicas; a la vez que han enseñado con su ejemplo que sí es posible hacer un ejercicio médico de alta calidad científica y humana. 

Asimismo, precisó que estos maestros de la medicina han dado muestra de una especial capacidad para abordar a cada paciente con la mente y el corazón; y se han revestido de alta sensibilidad para comprender las actitudes y los sentimientos de los otros, de sentir con el sentir del otro, de mostrar compasión por el otro.

“Eso es humanizar nuestra práctica, porque debemos permitir que las emociones ocupen un espacio entre el sonógrafo de última generación y el paciente. Dejar permear el respeto a los derechos de los pacientes en cada acto médico, hasta llenar de actitudes humanizantes todo el sistema, desde el funcionario que toma la decisión de a quién nombrar, el que decide qué medicamentos, materiales o insumos comprar, hasta el camillero que transporta al/la paciente, la chica que cobra en la caja, la enfermera, la bioanalista, la conserje”, afirmó la presidenta de la Academia de Medicina. 
Agregó que la responsabilidad ética del profesional de la salud hacia los usuarios y usuarias, -llámese paciente, residente, enfermera-, ha de entenderse como un actuar sin buscar los frutos de la acción; como una actitud de agradecimiento a la vida, haciendo de nuestra profesión un proyecto de vida individual y colectiva, un sentido de vida, un «por qué» y «para qué» que motiva y orientaba nuestras vidas, tal como lo han hecho estos hombres que hoy reconocemos aquí.

Luego de su discurso procedieron a entregarles un reconocimiento a estos destacados médicos dominicanos. 

Nuevos miembros
En esta actividad, además fueron juramentados como nuevos miembros de la Academia Dominicana de Medicina, los siguientes especialistas:

Iván J. Silfa, miembro colaborado; Ligia Cardona Melo, Jhoanne Esther Muñoz Muñoz, Adalberta Arjona, Alejandro Pichardo, Aldrián A. Almonte Delgado, Ramelis Jiménez Roa, Bienvenido Antonio Veras Estévez, Luis Tomás Oviedo Peña, Héctor Herrand Perdomo y Roberto Tulio Tejada Tío, miembros colaboradores. 

Este importante acto finalizó con un brindis en el patio español de la Casa de las Academias.