La Barquita tendrá un impacto positivo sin precedentes en RD

En los próximos días, la Comisión de Readecuación de La Barquita tendrá lista la primera licitación de construcción y 30 días después se iniciarán los trabajos que cambiarán las vidas a las dos mil familias que viven en ese barrio.

Al hablar sobre los alcances del proyecto de bienestar social que lleva a cabo el Gobierno, el director ejecutivo de la Comisión para la Readecuación de La Barquita, José Miguel González Cuadra, destacó el gran impacto que esta iniciativa tendrá para las familias que por décadas han vivido la tragedia provocada por los fenómenos naturales.

“La primera etapa es movilizar a las personas que están en lo que nosotros llamamos la zona de riesgo, que son aquellas personas con casas que con una lluvia cualquiera se inundan, en un sitio muy vulnerable”, dijo.

Manifestó que se han tomado todas las previsiones con relación al tema climático, que según las estimaciones del Banco Mundial, refieren que la ciudad de Santo Domingo es una de las de mayor riesgo en este tema, lo que se ha tomado en cuenta en los trabajos que se realizan.

Al respecto, González Cuadra expuso que en la visita hecha a La Barquita la semana pasada, por integrantes del directorio ejecutivo del Banco Mundial, estos se interesaron sobremanera, en un elemento que nunca se había revelado: el sistema de transporte que se desarrollará con los denominados “acuabús”.

Los acuabús
El presidente de la comisión indicó que a los trabajos de readecuación de los habitantes de La Barquita, que contemplan la construcción de viviendas, condiciones efectivas de medioambiente y la construcción de un politécnico, se creará un sistema de transporte con pequeñas lanchas que harán las rutas entre las dos márgenes del río Ozama e incluir, además de La Barquita, a La Zurza y una ruta principal que estará en el puente de la avenida Padre Castellanos (antigua 17), y conectará con la estación del Metro.

“Vamos a generar un sistema de transporte en el río en todos sus puntos, que se diseminará por un gran número de barrios y a ellos (el Banco Mundial) les interesó mucho. Han tenido experiencia con ese tipo de proyecto y para esa fase la inversión no es muy alta por el aprovechamiento del mismo río”, explicó González Cuadra.

Fue enfático al decir que habrá otro encuentro con los miembros del Banco Mundial, a quienes les interesó el tema y puntualizó que ellos también quieren aplicar otros proyectos en los que han expresado su intención de apoyar al Presidente Medina en La Barquita, pues se trata de una iniciativa que les ha gustado mucho”.

Al hablar al equipo de prensa de la Dirección General de Comunicación (DICOM), González Cuadra, expuso que en lo relativo a los acuabús, los mismos serían del tipo transbordador, e irán por las dos márgenes del río Ozama, y aseguró que los puntos donde estarán las estaciones ya están identificados.

“Ahora se está trabajando en los planos de topografía y una de estas rutas llegaría hasta la Zona Colonial, pero la ruta principal será la de la 17, porque desde ahí, es favorable la altura del río Ozama con relación a la distancia con la estación del Metro”, subrayó.

Este sistema de transporte se ha puesto en práctica en muchos países que confrontan problemática social de riesgos y vulnerabilidad, como en las favelas de Brasil; y también en Medellín, Colombia. Según sus precisiones, dichas experiencias serán de mucho beneficio en el caso de La Barquita.

Lo referente a este aspecto no estaba contemplado al principio, como explicó José Miguel González Cuadra, ni se había ponderado cuando el Presidente de la República le encomendó la tarea.

“Todo surge por la posibilidad de buscar al principio un terreno que no fuera en la margen y cuando empezamos toda la investigación nos dimos cuenta de que como nos había dicho un jurado internacional, algo a lo que Santo Domingo debe prestar atención urgente es al sistema de transporte”, añadió.

La dignidad humana del proyecto La Barquita
Al referirse a la magnitud de este proyecto, nunca antes asumido en la República Dominicana, González Cuadra expresa su impresión con estas palabras: “Para mí esta iniciativa del Gobierno ha sido una gran lección, por la dignidad, la humildad y la paciencia con la que se ha tratado a toda esta gente de La Barquita, que vive con tanta precariedad. Para mí ha sido una gran lección de dignidad humana”.

El trabajo que se realiza en La Barquita, según explicó, va más allá del proyecto a largo plazo y tiene que ver con un esfuerzo en el cual la comunidad se ha involucrado en aspectos sociales, culturales y de empoderamiento en integración y trabajo colectivo.

“Estamos interviniendo con ellos en temas de salud, de deportes, cultura y preparándolos para que tengan mejores oportunidades. Esta oportunidad que el Presidente Medina les proporciona es una gran oportunidad, porque no solo van a pensar en que ahora tendrán una casa, sino que se trata de una iniciativa para hacerlos mejores ciudadanos”, recalcó.

Indicó que el proyecto marcará una gran huella en los habitantes de ese sector, que por décadas han vivido bajo la angustia de los fenómenos naturales, porque se buscarán alternativas de emprendimiento, como producir con el reciclaje de la basura.

“Yo creo que ellos están agradecidos, pues la humildad del Presidente, la sensibilidad humana que tiene, nos la transmite a todos y yo he aceptado esto por la gran sensibilidad y humildad que él tiene”, manifestó.

González Cuadra dijo que gracias a estos elementos vinculados al Jefe del Estado, hay una motivación para solucionar esta problemática de tanta trascendencia.

Según sus palabras, no solo se está resolviendo un problema de interés habitacional para personas que viven en situación de riesgo, sino que se extiende a otras demarcaciones, entre ellas Los Mina Norte, donde construirán un parque y un centro deportivo, más un colegio y un politécnico.

“Esto no solo va a servir para beneficio de las dos mil familias en riesgo, sino que favorecerá a Los Mina Norte y del otro lado de La Javilla, donde va la nueva Barquitta, por lo que esta obra del Presidente será de gran impacto social y es la primera vez que ocurre una intervención en un barrio en la que no se maltrató a la gente”, expresó finalmente.