Hombre da Cytotec por antibióticos a su novia para provocarle un aborto

Por: CNN.-

Remee Lee estaba entusiasmada cuando quedó embarazada porque su sueño era tener un hijo. Pero ese sentimiento derivó en una pesadilla.

Su novio, John Andrew Welden, no estaba feliz por ello. Esta semana, el joven de 28 años se declaró culpable de matar a su bebé antes de que naciera. ¿Cómo? Enegañó a Lee para que tomara una píldora que la hizo abortar.

"Cada día, desde que esto empezó, ha sido una pesadilla para mí", dijo Lee a Chris Cuomo, de CNN. "Incluso al escuchar la (declaración de) culpabilidad ayer, es difícil de creerlo, es difícil de leer acerca de ello y saber que eso en realidad me pasó a mí".

Aceptar la culpa no quita el dolor

Lee, de 26 años, estaba en la corte de Florida este lunes. Mientras ella intentaba secarse las lágrimas, su exnovio aceptaba un acuerdo con la fiscalía que podría enviarlo a prisión por al menos 13 años.

Welden fue acusado bajo la Ley de Vícitmas No Nacidas de la Violencia, que contempla una condena de cadena perpetua por un cargo de homicidio.

Todd Foster, el abogado de Welden, dijo a los reporteros que las probabilidades de ir a juicio eran muy altas.

"La posibilidad de una sentencia obligatoria de cadena perpetua, independientemente del criterio del juez, obviamente es un gran factor", dijo Foster. "Obviamente es trágico desde cada ángulo y creo que eso se reconoce".

Quienes conocen a Lee dicen que aún está llena de tristeza.

"Nada regresará lo que se le quitó", dijo el abogado de Lee, Gil Sanchez.

Confiaba en él

Lee dijo que estaba locamente enamorada de Welden cuando surgieron las sospechas de su embarazo.

Fueron juntos a un ultrasonido en la clínica del padre de Welden en Tampa. La prueba mostró que tenía seis semanas de embarazo. A pesar de la renuencia de su novio, Lee planeaba tener al bebé.

Días después, Welden le dijo a Lee que sus exámenes sanguíneos mostraban que tenía una infección y necesitaba tomar amoxicilina.

Pero en lugar del antibiótico, Welden le llevó Cytotec, un medicamento que causa contracciones.

Welden le dijo que se tomara tres píldoras al día. Ella confió en él.

Después de que se tomó una pastilla, Lee fue llevada al hospital con dolor abdominal y sangrado.

Perdió al bebé.

Cuando los médicos revisaron las píldoras, descubrieron que no eran antibióticos, sino píldoras para abortar.

"Simplemente no hay palabras para el horror con el que me despierto cada día, de que esta es mi realidad. No hay escape, no hay forma de quitarlo", dijo Lee.

Welden no dijo nada mientras salía de la corte este lunes. Rodeado de seguridad, silenciosamente pasó por un grupo de reporteros, se subió a una camioneta negra y se fue.

Su sentencia está programada para el 5 de diciembre.