Ex presidente de Guatemala, juzgado en EEUU por lavado de dinero

Alfonso Portillo fue extraditado y podría ser condenado a 20 años de cárcel por lavar dinero del Estado y desviarlo a cuentas de familiares

El ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo compareció el martes en una corte federal de Manhattan y se declaró inocente del cargo de lavado de dinero del que lo acusa la justicia de Estados Unidos.

El fiscal de la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York, Preet Bharara, expresó en un comunicado: "Tras tres años luchando para no ser extraditado, Alfonso Portillo finalmente llegó a los Estados Unidos para que responda a las acusaciones de la malversación de millones de dólares que iban a beneficiar al pueblo de Guatemala y que fueron lavados en bancos de Estados Unidos".

Portillo es uno de los casos comprobados por la Justicia de EEUU donde el dinero que debería ser empleado para la población termina en cuentas personales, de familiares cercanos o de testaferros.

El ex presidente de Guatemala fue extraditado a EEUU acusado de lavar u$s70 millones que pertenecían al Estado y de malversar u$s1,5 millones donados por el gobierno de Taiwán, que debían destinarse a la compra de libros para niños y terminaron en la cuenta personal de la ex esposa y la hija de Portillo.


Portillo fue juzgado en su país por los mismos cargos y fue declarado inocente.

El Juez de Nueva York, Robert P. Patterson le ha dado un mes a la defensa de Portillo para que elabore las mociones del caso y comparezca nuevamente. El fiscal tiene pruebas que incriminan al ex presidente de haber utilizado bancos de EEUU para lavar dinero.

La extradición de Portillo se hizo días pasados y deberá esperar la decisión del juez en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York. La defensa pretende solicitar su libertad bajo fianza.

Según documentación sobre la acusación, durante su mandato presidencial (2000-2004) Portillo "malversó decenas de millones de dólares de fondos públicos, una porción significativa de los cuales se lavaron en cuentas bancarias de Estados Unidos y Europa".

Uno de los ejemplos es el de 1,5 millón de dólares procedentes del gobierno de Taiwán para la compra de libros para niños guatemaltecos y que, en el año 2000, fueron retirados por Portillo de una cuenta de Nueva York creada con el propósito de financiar un programa para la compra de estos libros.

Según la acusación, Portillo depositó el dinero en una cuenta en Miami y un millón de dólares del total fue desviado a través de varias transacciones y transferencias a cuentas en París, Francia, que estaban bajo el nombre de su ex mujer y de su hija.

El dinero depositado en estas cuentas también fue lavado en cuentas en Suiza y Luxemburgo, apunta la acusación.

Portillo tiene 61 años y compareció ante los tribunales durante la tarde del martes.

La pena máxima que afronta es de 20 años de prisión junto con una multa.