El béisbol dominicano desfiló ante el cadáver de Eppy Guerrero

Por Neftalí Ruiz/El Caribe.

El velatorio del scout Epifanio Guerrero (Eppy) se convirtió en un desfile de todos los sectores y colores del béisbol dominicano en todos sus niveles.

Desde el dirigente de liga infantil, pasando por entrenadores independientes, jugadores de Grandes Ligas recién retirados y de vieja data, hasta los ejecutivos de equipo del béisbol invernal.

Los representantes de las organizaciones de Grandes Ligas no faltaron a la última cita con uno de los forjadores del asentamiento de los equipos de las mayores en el país.
“Estos hombres son muy escasos.

Eppy tenía un gran amor al béisbol y un ojo prodigioso para descubrir los mejores talentos”, expresó Winston –Chilote- Llenas, presidente de las Águilas Cibaeña. 

Guerrero falleció ayer jueves a los 71 años víctima de un paro cardíaco provocado por problemas renales.

Una comitiva de ejecutivos de los Tigres del Licey, encabezada por Miguel Guerra, asistió a la Funeraria Blandino, de la avenida Abraham Lincoln, donde fue velado el hombre que firmó más de 60 peloteros que jugaron en las Grandes Ligas.

El gerente de los Leones del Escogido, Moisés Alou, rindió honor con su presencia.
Pablo Neftalí Cruz, otro legendario cazatalento, describió a Eppy como “el mejor scout que ha tenido América Latina”.

Cerca de 40 coronas de flores testimoniaron el cariño y respeto logrado por Guerrero en su carrera que comenzó en 1967. Eppy trabajó con las organizaciones Astros de Houston, Yankees de Nueva York y Azulejos de Toronto. Construyó la primera academia de desarrollo en Santo Domingo, propulsora de las que ostentan los 30 equipos de Grandes Ligas en suelo criollo.

Los dominicanos César Cedeño, Dámaso García, Tony Fernández, Gerónimo Berroa y José Mesa, los venezolanosLuis Sojo, Kelvim y Alcides Escobar, Robert Pérez y el puertorriqueño Carlos Delgado se cuentan entre los firmados por Guerrero.

Estuvo casado con Rosario Jiménez durante 50 años y procreó a Sandy, Mike, Patrick, Joel y Federico, todos ellos trabajadores del béisbol. Mike es el actual dirigente del Licey.